Mis lecturas del Libro del Cielo - Disciples Amoureux Missionnaires
JESÚS NACE EN TODO Y TODOS

Olvidamos que Jesús vive en cada uno, olvidamos, que como el sol derrama su luz sobre todas la cosas, por hacerse hombre y siendo Dios, Jesús, nace misteriosamente en todos. Cada ser humano recibe esa imagen y semejanza aun si no la reconoce ni la usa para llegar a ser como Dios. Escuchamos lo que dice Jesús a Luisa.

“Hija bendita, mi nacimiento no sólo fue universal, porque como Dios no podía obrar de otro modo, me encontré en las condiciones del sol, que, quieran o no quieran, todas las cosas creadas, la Creación toda y todas las criaturas deben recibir su luz, su calor; desde lo alto de donde desciende con su imperio de luz » LIBRO 31, 25 diciembre 1932